(Steven P. Macgregor & Rory Simpson)

Recientemente he sufrido la partida de varios integrantes de mi equipo. Particularmente han sido millenials. Después de superar la frustración decidí buscar soluciones, entonces resolví dejar mi rol de CEO de GRUPO MACANA por un tiempo y convertirme en Director de Bienestar, CWO por sus siglas en inglés (Chief Wellbeing Officer) y preguntarme; ¿debo seguir contratando millenials? Como retener el talento joven? Como lograr que se quieran quedar a trabajar por muchos años? Que motiva a las nuevas generaciones? Entonces busqué respuestas en el libro de Steven P. Macgregor, y esto es lo que encontré.

“La ONU considera que incremento en el nivel mundial de felicidad constituye la verdadera medida de progreso”

Si partimos de esta premisa, encontramos que el objetivo principal de las nuevas generaciones y debería ser de la nuestra también es Perseguir la FELICIDAD.

Una generación como la mía, nacidos antes de 1980 buscaba en el trabajo estabilidad, buen sueldo, cargo, pero no recuerdo nunca haber pensado en que tan feliz me haría un puesto antes de entrar a trabajar.

Si la definición de trabajador próspero es el que no solo se siente satisfecho y es productivo, sino que además se muestran comprometidos con el futuro de la compañía, entonces porque se quieren ir al poco tiempo?.  ¿Que los hace cambiar de empresa, trabajo o actividad tan rápido?  ¿Están nuestros cargos de hoy diseñados para MIllenials? ¿Estamos las empresas preparadas para tener “experiencia” si las personas rotan cada año de puesto?

Y ahí viene el primer desafío del directivo actual. Diseñar el trabajo de manera que fuerce a los empleados a utilizar el máximo de sus capacidades; En la siguiente gráfica se muestra la forma en que lo definieron Massimini y Carli en 1998.

massimini carli grafica

Por ejemplo, un empleado con bajas capacidades y bajos desafíos tiene apatía frente al trabajo, pero alto nivel de capacidades y alto nivel de desafíos hace que fluya la mayor energía del empleado hacia su labor.

Adicionalmente a la maximización del empleado se encuentra el feedback como labor fundamental del líder, demostrándole que lo que hace realmente importa.   En otras palabras, contrate personas con grandes capacidades, pero póngale desafíos de alto nivel, rete sus habilidades y retroaliméntelo permanentemente.

Por otro lado, se debe contar con una cultura empresarial que fomente la salud y el bienestar en 4 áreas principalmente; Actividad física, Sueño, Consciencia Plena (Mind Fullnes) y nutrición.

Profundizando en este descubrimiento me encontré con un concepto interesante a cerca de la INTELIGENCIA TOTAL el cual consiste en la suma de 4 tipos de inteligencia, como en una receta de cocina.

 

Donde si buscamos empelados con buen CI (Coeficiente Intelectual) ó Inteligencia tradicional, que tenga una buena dosis de Inteligencia Emocional, sea constante con su Inteligencia física y le agregue una pizca de Inteligencia Espiritual, va a ser una persona con INTELIGENCIA TOTAL, como el postre de la abuela, la cereza del pastel.

Ya tenemos los ingredientes, ahora la preparación sería como; la Inteligencia Espiritual consiste en tener un propósito, Valores y Visión, la Inteligencia Emocional maneja la comunicación, Motivación y la Empatía, y Inteligencia Física consiste en el desempeño Ejecutivo Sostenible, lo cual corresponde a Movimiento + recuperación + foco + combustible + entrenamiento, revolver y “conservar”.

El directivo de hoy debe trabajar en la Inteligencia TOTAL de sus empleados y lograr que se busquen las herramientas para mejorar aquellas que hagan falta y tendrá empleados cada vez más felices, con mejor bienestar.

Así como en el dilema de los innovadores, el cual consiste en que toda tecnología tiene un tiempo y debe reemplazarse, reinventarse… así mismo pasa con los MIlenials, tienen un tiempo, innovan, aprenden y deben pasar al siguiente nivel.

En la búsqueda de ese equilibrio me encontré con la explicación de porqué la jornada laboral tiene 8 horas. El señor Robert Owen quien llevó a la práctica ideas reformistas en Inglaterra en 1825 definió que debe existir un equilibrio entre trabajo, placer y descanso.  De esta forma dividió el día en 3; 8 horas de trabajo, 8 horas de placer y 8 horas de sueño. 

¿Se ha preguntado que está haciendo con sus 8 horas de placer? 

ikigai Imagen tomada de www.santiveri.comOtro concepto interesante, según la cultura japonesa, el ikigai  <Tu razón de ser> es el punto óptimo de propósito e impacto que conduce al verdadero bienestar.Imagen tomada de www.santiveri.com

Por lo tanto analizando la gráfica se pueden concluir varios aspectos;

  • Si juntas lo que amas y en lo que eres bueno eso es PASION.
  • Si juntas en lo que eres bueno y por lo que puedes pagar es PROFESION.
  • Si juntas Lo que necesita el mundo y lo que puedes pagar es VOCACION.
  • Si juntas lo que amas y lo que necesita el mundo es MISION

Pero si juntas la PASION con tu PROFESION, le añades una MISION y lo conviertes en VOCACION entonces has hallado TU RAZON DE SER y eso se llama IKIGAI.

En resumen “Esta no será solo la era de la libertad de expresión sino del pensamiento”, con lo cual no podemos retener talento solo con incrementos salariales, con flexibilidad laboral, con incentivos no salariales, sinó buscando su razón de ser. Solamente cuando ayudemos a que cada persona encuentre esos 4 elementos dentro de la organización y los una, encontrará un motivo para permanecer en el tiempo y trascender o perseguir su propia felicidad o mejorar su bienestar.

 

 

Entonces la rotación de personal en las organizaciones de hoy es un tema más profundo, que nos obliga a repensar las empresas, los cargos, el tiempo en que las personas llegan, aprenden, aportan y buscan nuevos retos, su razón de ser, su IKIGAI.

¿Que están haciendo en sus empresas para retener talento?.

Lukas Giraldo Cardona

CWO (e) – Grupo Macana SAS